Leyendas de Camaná - Arequipa

jueves, 11 de junio de 2009

 









LOS INCAS Y EL FUEGO DEL CIELO







La presencia de Incas se puede apreciar en la zona de Huacapuy gente de regular estatura que creyendo que llovería fuego del cielo se enterraron vivos, dejando un orificio por el que podían respirar, se enterraron no pudieron salir, muriendo por falta de alimento; se puede ver este hecho en los actos de destrucción realizado por los huaqueros; en los cementerios donde se observan las momias de la mamá con su hijo en los brazos.
Los huaqueros van solamente en busca de los objetos de valor, en la actualidad existe esta pampa donde se puede apreciar los montículos donde en el interior se encuentra aun estas familias esperando el fuego que caería del cielo.







LOS GENTILES







A veces se piensa que los antiguos, nuestros abuelos nuestros ancestros o los gentiles Vivian en un estado primitivo comparando con nuestra vida en la actualidad. En ese tiempo existía algo más importante que llamarse civilizado, existía la solidaridad, fraternidad, paz, justicia, lo que hoy se ha perdido en nuestra sociedad.
Se dice que los gentiles Vivian muy tranquilos, felices trabajando sus campos de cultivo solidariamente, no le daban importancia a las riquezas que ellos poseían , metales preciosos que utilizaban para la fabricación de sus utensilios domésticos. Esto duro hasta la llegada de los españoles que invadieron nuestro territorio implantando su religión, costumbres, idioma y otros que trajeron de su continente.
Ellos trabajaban de noche al amparo de los rayos de la luna.
Cierta vez se enteraron que el sol iba a salir creyendo que sus rayos les quemaría cuando el terror por este suceso que optaron por hacer hoyos en el suelo y enterrarse para protegerse de las quemaduras del sol, pensando salir de sus escondites cuando el fenómeno pase: se escondieron con su familia y todos sus utencillos, vestidos, las madres con sus hijos atados para que no se soltaran y no padezcan cuando saliera el sol, se cobijaron en posición de cuclillas, nunca pensaron que morirían bajo la tierra. Todos murieron. Es por eso que podemos ver en la actualidad los restos humanos bajo tierra en esa posición.






HERMANOS NATURALEZA



Camaná es prioritariamente una zona agrícola rodeado de pueblos con características propias de cultura, así por ejemplo podemos ver entre los linderos de la puntilla y de zonay, donde se encuentra ubicado el pueblo llamado pisques.
En este pueblo existía una anciana que tenia tres nietos llamados Wairac Wawan, “Hijo de granizo”. Nietos que eran haraganes, siendo la abuela el único sustento de estos tres ociosos; pero mientras la abuela laboraba con sacrificio ellos dormían o jugaban todo el día. La abuela lloraba incansablemente por que no tenían que comer, imperativas eran las ordenes para que vayan a trabajar la tierra, entonces salían por la mañana y retornaban por la tarde, rutina que llevaron a cabo durante muchas semanas.
La abuela estaba muy contenta preparando con cariño los alimentos muy temprano duran esas semanas pero, sin embargo sus nietos se iban a jugar y a divertir en los cerros, cuando pasaron los meses llegando la época de la cosecha la abuela reclamo el producto del trabajo de sus nietos, ellos le mostraron el campo y le dijeron ¡corre abuela!, el mejor terreno es nuestro ¡ entonces la abuela escogió la mejor de las plantaciones.
La abuela ingresó al terreno y empezó a cosechar sus productos abrupta fue la aparición del dueño del terreno cogio a la abuela y lanzo con fuerza rebencazos hasta dejar a la famélica anciana sin fuerzas siquiera para caminar y poder llegara su casa: haciendo un esfuerzo con los ojos lagrimeantes llego a casa donde encontró a sus nietos. Además de la desidia de los nietos.
La indignación por lo ocurrido con la abuela conminaron sus acciones contra el dueño de los terrenos por ser impío con su abuela y hacer desaparecer esos hermosos terrenos. Tu hermano vas primero dijo el viento al granizo, tu hermano helada, iras después y yo terminare con todo se dispuso el viento.

La noche no fue larga para los hermanos cuando empezaron a mostrar sus cualidades primeramente bajo la temperatura que la helada se apoderó de la productiva plantación , que las gravas crepitaban al quebrarse las plantas y las hojas quedaron inmóviles luego el granizo cayo con fuerza quien se encargo de tender por el suelo todas las hojas y los tallos de las plantas, el viento cual tornado de maldiciones como papeles quemados limpio el terreno dejando un desierto desolado: castigando de esa manera al hombre que había tratado de una manera vil a la pobre anciana. Los nietos llegaron con papas, arroz, fríjol, cebada, trigo, maíz, tanto alimento que no era suficiente el pequeño deposito que tenían: la anciana reboso de alegría aliviándose del dolor de la golpiza diciendo : Ayer, hoy y mañana vivirán estos jóvenes para castigar a aquellos hombres cuyo corazón no es mas que una enorme roca dura para el prójimo.









EL CHACO PESCA







Era motivo para conocer al hijo del gran hacedor del cielo, del agua, el aire y la tierra, creador de todos los seres que viven en este planeta, conocer al descendiente del hijo del sol, el gobernante del gran imperio, que estaría presente y dar inicio a la festividad del “Chaco Pesca”. Vendrían de todas las poblaciones cercanas de los valles vecinos y todo lugar de donde se podía llegar para vivir este acontecimiento y conocer a su inca. La expectativa era grande.
El Inca se situaba estratégicamente en el lugar hoy conocido como “Los Pacaysitos” donde se celebraban algunos ritos religiosos en el “UNOS” lugar también donde se realizaban las celebraciones principales; recibía el saludo del pueblo, después de recibir el saludo de los principales jefes de la zona pasaba a recibir a los competidores a quienes les arengaba para que desempeñaran de manera optima en la competencia , se retiraba a lo alto del cerro denominado el Castillo, donde apreciaba a la belleza del valle en toda su magnitud .
Cuando los participantes estaban en el agua con sus balsas y atarrayas, esperaban que el Inca levantara la mano y la bajara para que de inicio a las competencia , a pesar del caudal que tenia el río, la destreza de los competidores hacían ver que no era ningún obstáculo desplazándose con facilidad sobre el agua.
La prueba consistía en navegar primeramente desde los Pacaycitos hasta el chiflón a la vez pescar durante el trayecto lizas, pejerreyes y camarones, llegaban al chiflón y retornaban corriendo hasta huacapuy, El que llegaba primero y la mayor pesca era el ganador.
En las riveras del río los pobladores se apostaban para ver el espectáculo y dar ánimos preferenciales a sus admirados, los alentaban durante todo el trayecto haciendo que los competidores eleven el ánimo para remar y luego correr.
El premio al ganador era la mas bella, hermosa, soltera y joven ñusta de la región que previamente el inca para esta festividad era entregada por el mismo inca como trofeo y anunciaba la apertura de la pesca de los camarones.
Recompensa que recibían todos los pobladores que habían respetado la temporada de veda, ya que aquel que pesco en esa época era castigado con la expulsión del poblado no solamente el sino inclusive su familia por cometer este delito contra el respeto a la naturaleza y el sustento alimenticio de sus semejantes , además de no haber cumplido con el mandato del Inca.
Después de terminada la competencia y la apertura a la pesca, seguía la fiesta que duraba varios días, presenciando las danzas traídas de la sierra de la selva y por su puesto las danzas de la costa donde bailaban propios y extraños hasta agotar la ultima de sus energías, saboreando las sabrosas capiscas de camarones y pescado tanto del mar como del río.
Nota:
CHACO: Término Quechua que significa caza, también se denomina a la actividad ancestral que se realiza en la actualidad, en algunos pueblos de la sierra que consiste en rodear una zona(cerro o planicie) con personas de una comunidad que van avanzando y cerrando el enorme circulo humano, interpretando instrumentos andinos como quenas, pinquillos, tarkas, bombos, tarolas, etc. Cantando y gritando con la finalidad de espantar a los animales salvajes y capturarlos vivos, para ofrecerlos de regalo a las autoridades principales de estos pueblos (gobernador, alcalde, etc.) también se realiza esta actividad con la finalidad de coger a las vicuñas para trasquilarlas y luego dejarlas libres. Se realiza en determinada fecha como en carnavales o en temporada de calor.






EL SEÑOR DE CALIPUY Y EL MANTO SAGRADO







Quizás un nuevo amanecer y la acogedora tierra donde había nacido este gran señor le hizo despertar este afán expansionista, ya que Can – Man o Casanay había albergado a muchas etnias, motivo por el cual deseaba organizar un ejercito, claro está que tenían su ejercito de paz y otro para la guerra.
En primera instancia los pueblos que deseaba conquistar el señor de Calipuy eran persuadidos por ele ejercito de paz, que estaba compuesto por hombres y mujeres en caso de fracasar este intento pacifico y diplomático, algunos eran sometidos a la fuerza a través de una guerra; entre las batallas mas sangrientas fue la librada contra los tambos donde habiendo triunfado llevo como botín de guerra para su pueblo muchas riquezas, que lo aclaman por la valentía en la lucha y someter a las tribus vencidas.
Cuando tuvo un encuentro con los kollaguas en Palo Parado, tras una cruenta batalla los venció aunque Él termina mal herido, regresa a su pueblo una vez mas triunfante, el pueblo le rinde homenaje por su audacia y valentía.
Al lugar que fuere el Señor de Calipuy nunca dejaba de pensar en los niños a los que llevaba regalos como la mejor fruta y dulces para que disfrutaran también del triunfo.
Los niños supieron apreciar esta consideración del señor de Calipuy hacia ellos, tejiéndole un manto de plumas con la figura de un águila en la espalda y le recomendaron que para cada batalla se lo pusiera.
Cuando se dirigió a la conquista de los Acari, se puso el manto y regreso a su pueblo sano y salvo después de vencerlos y haber recibido muchas fechas enemigas en el cuerpo, ninguna le había causado daño, el manto sagrado que cubría su cuerpo le había hecho inmune ante las armas del enemigo, gracias al manto tejido por los niños de su pueblo.
El señor de Calipuy conquisto muchos pueblos y se hizo muy famoso gracias a la inmunidad del manto sagrado.







EL SEÑOR DE CALIPUY





En una soleada planicie donde reinaba la tranquilidad, gracias a la brisa marina y la refrescante agua del rió de los kollaguas, que transcurría con dirección a nuestro mar, gracias también a la abundancia de los productos hidrobiológicos que se encuentran en el río y el mar gracias a estos dones de la naturaleza se desarrollo una gran etnia conocida como la Ca Man o Cananay en la planicie denominada Huacapuy.
Para elegir a su jefe este gran pueblo sometía a varias pruebas a los postulantes o aspirantes al trono del reinado de los calipuyes.
Se convocaba a todas las personas con aptitudes y capaces de poder vencer todas las pruebas.

La prueba mas importante entre muchas era la gran maratón que se realizaba en febrero: Partían de Punta Gorda, teniendo que atravesar el Bocos Valle, luego de cruzar el caudaloso río de los Kollaguas que en esa temporada es caudaloso, imponiendo temor con su rugido al pasar cargando todo lo que se le cruza en el cause, turbio y malévolo ; muchos de los aspirantes al señorío no cumplían con este cometido encontrándolos luego ahogados río abajo. Atravesaban la pampa de huacapuy luego de cruzar el río, subían al cerro mas alto del valle (Hoy San Cristóbal); por un sinuoso camino previamente trazado donde tenían que vencer las ardientes brazas que habían ardido con premeditación para obstaculizar el paso de los participantes , luego de llegar a la cima del cerro, bajaban al trote hacia el lado de los pacaysitos por el camino enseñado con espinas puntiagudas de cardos, donde los jueces y el pueblo esperaban la llegada del primero, quien con pleno derecho era recibido apoteósicamente como el jefe de los calipuyes . A quien lo trasladaban en una balsa desde el pacaycito hasta huacapuy.
La primera tarea que tenia el señor de calipuy era organizar a su pueblo y formar los ejércitos de paz y el otro para la guerra.








OJOS DE CUY








En la Deheza vivía una señora de edad muy avanzada, la llamaban simplemente bruja, vivía sola, de día su vida estaba dentro de la normalidad, la vista era la única dificultad que tenía debido a su avanzada edad.
Cierto día la señora tenía necesidad de zurcir ciertas prendas, teniendo la dificultad de ensartar un hilo con una aguja, para hacerlo correctamente se sacó los ojos y los puso en un recipiente con un líquido de donde saco unos pequeños ojos de cuy, para reemplazar lo que se habia sacado, asi pudo enhebrar el hilo con facilidad.
Cuando la señora salía con los ojos normales, no escondía su rostro, en cambio cuando salia con los ojos del animal, se ponia un sombrero de paja de ala amplia que le cubría a la altura de la nariz de tal manera que nadie podia verle los ojos.
Cuentan que por la noches de luna llena se cambiaba los ojos y salia a volar usando uan escoba, prendiendo una vela que se introducía en el ano; lanzando gritos alzaba el vuelo que lo que hacia como una lechuza, sin rumbo vagaba en el espacio.
Una madrugada aún en la penumbra al terminar la noche de luna llena, unos niños observaron a la bruja que habia salido volando de su casa, entonces ellos ingresaron a la xasa de la bruja por la ventana, allí vieron el grasco donde estaban los ojos de la bruja súbitamente sintieron que la bruja estaba de regreso, con el susto soltarón el frasco de vidrio que cayo al suelo desparramándose por el suelo el líquido y los globos oculares rodaron al suelo, los niños salieron espantados por la ventana por donde ingresaron a la casa.
La bruja fue al lugar donde estaban los ojos cuando los niños ya habían escapado y no encontro los ojos en su lugar.
Desde ese día la señora salia con su sombrero de paja de la ala amplia que le cubría el rostro, se volvío alchólica y en la actualidad en Camaná se pueden ver personas con los ojos muy pequeños, creen que esta señora tuvo descendencia después de este suceso.




Agusto Mogrovejo